Ni te imaginas lo que esconden las Siete Calles

 

Somera, Artekale y Tendería. Son los nombres de las tres calles que conformaban el núcleo original de aquella aldea que era al principio Bilbao. Fundada hace más de setecientos años, esas tres vías llegaron a estar amuralladas, pero posteriormente hubo necesidad de derribar esos lindes para hacer frente a la ampliación de la zona habitable. Ya desde el siglo XVI se encuentran referencias escritas del resto de las conocidas como Las Siete Calles que conforman el Casco Viejo, esto es, Belosticalle, Carnicería, Barrencalle y Barrencalle Barrena.

· Un disfrute para el paladar

Estas siete calle son el corazón de la villa, y uno de sus principales centros de ocio y esparcimiento. La Catedral de Santiago, la Iglesia de San Antón, el Museo Arqueológico, Etnológico e Histórico Vasco, la Biblioteca Municipal de Bidebarrieta o la Plaza Nueva, son algunos de los interesantes edificios que visitan miles de turistas cada año. No te pierdas el tradicional Mercado de la Ribera y degusta el producto fresco de la tierra.

Uno de los recuerdos que permanecen durante más tiempo en la retina del visitante es el tiempo de disfrute por los cientos de bares, tabernas y restaurantes de la zona, tomando bebidas y aperitivos, los archiconocidos “potes” y “pintxos“, algo también típico del resto de municipios vascos. Si tienes suerte, podrás ver a hordas de “txikiteros” y aficionados a las habaneras deleitando con sus cánticos la ronda por esos establecimientos.

 

· Descubre las misteriosas criaturas aladas que acechan en la sombra

Pero no todo son goces, placeres y degustaciones. Hay que tener cuidado, porque aquí el misterio también puede sorprendernos cuando menos lo esperamos. Se dice que en los bosques que hacia el año 1400 rodeaban la antigua Bilbao y que hoy se corresponderían con la zona donde se ubica el barrio de San Francisco, unas extrañas criaturas aladas, se aparecían, siempre de dos en dos, a personas perdidas o que vagaban solas, para rozarles y transformar sus almas. A veces, esas personas atraían la suerte para el resto de sus vidas y encontraban el amor. Pero en otras ocasiones, enloquecían para siempre. Aún puedes divisar esas criaturas saludándote desde el puente de La Merced.

Las Siete Calles de Bilbao son escenario de EL RENCOR DE LA MONTAÑA INSOMNE, y esconden un poderoso secreto que ha permanecido oculto durante mucho tiempo. Un lugar muy especial impregnado de misterio se camufla entre la tradición y la modernidad de las calles y cantones del Casco Viejo. Recórrelas y adivina su ubicación. Si no prestas atención, puede que estés tomándote un café y leyendo un libro tranquilamente sin sospechar el gran enigma que se esconde al otro lado de la pared. Observa a quienes te rodean, quizás puedas reconocer a alguien que te resulte familiar. Si no tienes suerte, siempre tendrás la ocasión de disfrutar de la vida que envuelve estas animadas calles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies